jueves, 4 de septiembre de 2014

Un piano acompaña al chelo en su tristeza,
se entrelazan las notas y vuelan,
el aire huele a lágrima
pero su voz es roca.

Meridiana la luz, se desdibuja;
piel viva de emociones muertas.

Eso a lo que llama cuerpo
es su sepultura.


Camila Antón

lunes, 1 de septiembre de 2014

A veces 

tu corazón late en mis sien

cuerpo, forma, liquido tibio, púrpura.


"Eres el sueño más hermoso"

y de la dulceboca brota un "devórame"


Me cautiva el abismo de tus ojos

pero no más que tu voz, eco lejano.



Poseernos sin tocarnos, viento, carne, medianoche.



Herida, un hilo negro de sutura, cicatriza

y tu corazón late en mi sien


a veces yo, no sé por qué. 



martes, 10 de junio de 2014

PALABRAS PARA UN SENDERO

La presión de miles de toneladas durante cientos de siglos, no vuelve diamante a un pedazo de plástico. En cambio, un cuerpo que pasó por una o varias muertes, que estuvo expuesto al fuego de la respiración, por cuya materia alguna vez fluyó agua, sangre quizá, queda convertido, merced a esa paciencia hermética de los seres sin necesidad de nombre, en el duro cristal de una luz pétrea. Cada una de las palabras de: "En el sendero de lo sucesivo" de Camila Anton, ha soportado la presión del tiempo, y ha salido diamante. El peso del paso ha dibujado su huella, en este sendero donde lo que sucede, sucede así, sencilla e inexorablemente.
.
.
.
 — con Camila Anton y Silvia Ortiz Mendoza.